Tumaco, el sueño del oro olímpico